ALGUNOS ARTÍCULOS DE LA MONTESSORI

Algunas comparaciones del Método Montessori con el Tradicional
Editado por "American Montessori Society" y Traducido por la Dra. Marina Grau

Los niños Montessori son usualmente adaptables. Han aprendido a trabajar independientemente o en grupos. Debido a que desde una corta edad se les ha motivado a tomar decisiones estos niños pueden resolver problemas, escoger alternativas apropiadas y manejar bien su tiempo. Ellos han sido incentivados a intercambiar ideas y a discutir sus trabajos libremente con otros. Sus buenas destrezas comunicativas suavizan el camino en ambientes nuevos.

Investigaciones han mostrado que las mejores predicciones del éxito futuro es cuando se tiene un sentido positivo de la autoestima. El programa Montessori basado en la propia dirección, actividades no competitivas, ayuda al niño al desarrollo de la propia imagen y a la confianza para enfrentar retos y cambios con optimismo.
 

Montessori Tradicional
Enfasis en: estructuras cognoscitivas y desarrollo social. Enfasis en: conocimiento memorizado y desarrollo social.
La maestra desempeña un papel sin obstáculos en la actividad del salón. El alumno es un participante activo en el proceso enseñanza aprendizaje. La maestra desempeña un papel dominante y activo en la actividad del salón. El alumno es un participante pasivo en el proceso enseñanza aprendizaje.
El ambiente y el método Montessori alientan la autodisciplina interna. La maestra actúa con una fuerza principal de la disciplina externa.
La enseñanza individualizada y en grupo se adapta a cada estilo de aprendizaje según el alumno. La enseñanza en grupo es de acuerdo al estilo de enseñanza para adultos.
Grupos con distintas edades. Grupos de la misma edad.
Los niños son motivados a enseñar, colaborar y ayudarse mutuamente. La enseñanza la hace la maestra y la colaboración no se le motiva.
El niño escoge su propio trabajo de acuerdo a su interés y habilidad. La estructura curricular para el niño esta hecha con poco enfoque hacia el interés del niño.
El niño formula sus propios conceptos del material autodidacta. El niño es guiado hacia los conceptos por la maestra.
El niño trabaja por el tiempo que quiera en los proyectos o materiales escogidos. Al niño se le da un tiempo especifico, limitando su trabajo.
El niño marca su propio paso o velocidad para aprender y hacer de él la información adquirida. El paso de la instrucción es usualmente fijado por la norma del grupo o por la profesora.
El niño descubre sus propios errores a través de la retroalimentación del material. Si el trabajo es corregido, los errores son usualmente señalados por la profesora.
El aprendizaje es reforzado internamente a través de la repetición de una actividad e internamente el niño recibe el sentimiento del éxito. El aprendizaje es reforzado externamente por el aprendizaje de memoria, repetición y recompensa o el desaliento.
Material multi sensorial para la exploración física. Pocos materiales para el desarrollo sensorial y la concreta manipulación.
Programa organizado para aprendizaje del cuidado propio y del ambiente (limpiar zapatos, fregar, etc.). Menos énfasis sobre las instrucciones del cuidado propio y el mantenimiento del aula.
El niño puede trabajar donde se sienta confortable, donde se mueva libremente y hable de secreto sin molestar a los compañeros. El trabajo en grupos es voluntario. Al niño usualmente se le asignan sus propias sillas estimulando el que se sienten quietos y oigan, durante las sesiones en grupos.
Organizar el programa para los padres, entender la filosofía Montessori y participar en el proceso de aprendizaje. Los padres voluntarios se envuelven solamente para recaudar dinero o fondos . No participan los padres en el entendimiento del proceso de aprendizaje.

 

La Mente Absorbente del Niño
según Montessori
preparado por la Dra. Marina Grau

Nosotros adquirimos los conocimientos con nuestra inteligencia mientras que el niño los absorbe con su vida psíquica. Simplemente viviendo el niño aprende a hablar el lenguaje de su raza. Es una especie de química mental que opera en él. A este tipo de mente le hemos llamado Mente Absorbente. Nos resulta difícil concebir la facultad de la mente infantil pero sin duda la suya es una forma de mente privilegiada.

El movimiento es otra de las conquistas maravillosas del niño. El recién nacido yace en su cama durante meses, pero transcurrido cierto tiempo camina, se mueve, goza, es feliz. El lenguaje penetra en su mente con toda su complejidad , así como el poder de dirigir sus movimientos según las necesidades de su vida. Aprende con sorprendente rapidez todo lo que se halla a su alrededor; costrumbres, religión, se fijan en su mente de forma estable. Por eso nuestros salones de clases tienen un ambiente especialmente preparado para que el niño asimile cualquier cultura difusa en el ambiente sin necesidad de enseñanza.

Nuestra obra de adultos no consiste en enseñar, sino en ayudar a la mente infantil en el trabajo de su desarrollo. La parte mas importante de la vida no es la que corresponde a los estudios universitarios, sino al primer período que se extiende desde el nacimiento hasta los seis años porque es en este período cuando se forma la inteligencia y el conjunto de las facultades psíquicas. Se recomienda que los niños entren a formar parte de nuestra educación Montessori a los 2 años para que adquieran la adaptación a la escuela en uno de nuestros salones de Nursery antes de empezar el programa Montessori que comienza a los 3 años y así poder beneficiarse plenamente del primer ciclo Montessori. A los 3 años de edad ya la mente esta preparada para asimilar los conocimientos dados en el ambiente escolar.

La mente absorbente es desde cero hasta los seis años. Este período tiene dos subfases distintas: desde cero a tres años muestra un tipo de mentalidad a la cual el adulto tiene difícil acceso y de hecho no existen escuelas para estos niños; ellos no recuerdan las cosas de este período pero si pasan al Mneme o sea la memoria inconsciente. La otra subfase : desde los tres hasta los seis años, en la cual el tipo de mente es el mismo, pero el niño empieza a ser particularmente influible. Este período se caracteriza por las grandes transformaciones que se suceden en el individuo. Para convencerse de ello basta pensar en la diferencia que existe entre el recién nacido y el niño de seis años. De los tres a los seis años el niño tiene mente absorbente consciente, o sea que recuerda las cosas de este período y es lo bastante inteligente para ser admitido en la escuela. La pérdida de este período es irreparable.

La idea fundamental del enfoque Montessori hacia la educación es que cada niño lleva dentro de si las potencialidades del hombre que un día sera. De forma que pueda desarrollar al máximo sus capacidades físicas, emocionales, intelectuales y espirituales. El debe tener libertad, una libertad que se logra a través de la auto-disciplina y el orden.

Los niños Montessori trabajan tres niveles juntos en un salon de clases, o sea de 3 a 6 años, lo que vendría correspondiendo a maternal, kindergarten y pre-primero y así sucesivamente. Esto de mezclar los niños puede parecer raro a quienes no tengan pleno dominio del sistema, pero lo cierto es que todas las escuelas Montessori del mundo, con profesores Montessori graduados, tienen los niños mezclados así, pues el método lo exige; de lo contrario no podría decirse que se trata de una escuela Montessori genuina. Al respecto la Doctora Montessori dice que en esta forma el niño pequeño aprende del mas grande y el más grande repasa las clases para su mejor preparación. Además el orden de sucesión en dificultad del material didáctico va aumentando y de ahí el niño va adquiriendo sus conocimientos conjuntamente con el ambiente preparado del salón de clases que es una de las cosas primordiales en la educación Montessori. Así, tiene el niño la oportunidad de aprender sin inhibiciones ni restricciones, pues el material está expuesto en los gabinetes para ser elegido por los niños.

Esperamos que este artículo igual que los anteriores que he aportado para una mayor comprensión del método, sirvan de algo, pues lo he hecho con la mejor intención, dedicado a los padres de familia y personas dedicadas a la educación, quienes nos preguntan sobre el método Montessori.

 

 

Código de Ética

De la

American Montessori Society

Adaptado por la Junta de Directores de la AMS, Octubre 1969

Expendido Junio 1975

Adaptado por el CPIMM 1999, Reaceptado 2005

 

 

Como miembros de la American Montessori Society nosotros juramos conducirnos profesional y personalmente de una

manera que refleje nuestro respecto de unos con otros y por los niños a quien servimos. Nosotros haremos lo que este dentro

de nuestros talentos y capacidades para proteger los derechos de cada niño para tener libertad y oportunidad para desarrollar

el potencial completo. AMS requiere que todas las escuelas miembros y los programas de educación de maestros obedezcan

el código de ética de la AMS.  La AMS descansa solamente en el autoconsentimiento de este código.

 

.

 

Principio 1 – Compromisos con los Estudiantes

 

1.                   Debe de apoyar la acción independiente en el logro del aprendizaje.

2.                   Debe de proteger la oportunidad de proveer la participación en los programas educativos sin importar la raza, sexo, color, credo y origen nacional.

3.                   Debe proteger la salud y la seguridad de los estudiantes.

4.                   Debe honrar los compromisos profesionales, mantener las obligaciones y contratos y nunca solicitar o envolver a los estudiantes o sus padres en esquemas para el beneficio comercial.

5.                   Debe mantener la información confidencial que ha sido asegurada en los cursos de servicio profesional, a menos que la declaración sirva con propósitos profesionales o sea requerido por la ley.

 

Principio 2 – Compromiso con el público

 

El maestro Montessori comparte la responsabilidad por el desarrollo de la política relacionada con la extensión de oportunidades educativas para todos y para interpretar los programas educativos y políticas con el público.

 

Para llenar estos objetivos, el maestro:

 

1.                   debe de apoyar su sociedad profesional y no mal representar sus políticas en discusiones públicas. Cuando se exprese o se escriba acerca de la política, el maestro debe de tener la precaución de distinguir sus puntos de vista privados de la posición oficial de la Sociedad.

2.                   No debe interferir, ni debe explotar los derechos y responsabilidades de sus colegas dentro de la profesión de la enseñanza.

 

Principio 3 – Compromiso con la profesión

 

El maestro Montessori hace un esfuerzo por escalar los estándares y condiciones profesionales para atraer a personas dignas de confiar hacia la carrera de la educación Montessori.

 

Para llenar estos objetivos, el maestro:

 

1.                   Debe extender un tratamiento justo y de igualdad a todos los miembros con la educación y profesión Montessori.

2.                   Debe representar y ganar calificaciones profesionales con la intención clara y verdadera.

3.                   Debe de aplicar, aceptar, ofrecer, recomendar y asignar posiciones y responsabilidades profesionales sobre las bases de la preparación profesional y calificaciones legales.

4.                   Debe usar métodos de honestidad y efectividad en la administración de sus deberes, usar el tiempo y conducir los negocios.

 

 

EL PROPÓSITO DE LA EDUCACIÓN MONTESSORI

From Una guía para padres al aula Montessori

by Aline D. Wolf

            La Dra. Montessori sostenía que ningún ser humano puede ser educado por otra persona. Cada individuo tiene que hacer las cosas por si mismo porque de otra forma nunca llegara a aprenderlas. Un individuo bien educado continua aprendiendo después de las horas y los años que pasa dentro de un salón de clase porque esta motivado interiormente por una curiosidad natural, además del amor al aprendizaje. La Dra. Maria Montessori pensó, por lo tanto , que la meta de la educación infantil no debe ser llenar al niño con datos académicos previamente seleccionados, sino cultivar su deseo natural de aprender.

            Este propósito se alcanza de dos maneras en el aula Montessori: primero, permitiendo que cada niño experimente la alegría de aprender por si mismo en lugar de ser obligado; y segundo, ayudándolo a perfeccionar todas sus aptitudes naturales para aprender, para que así esta habilidad este presente al máximo en futuras situaciones de aprendizaje. Los materiales Montessori tienen este doble propósito a largo alcance, además de sus propósitos inmediatos de dar información al niño.

 

LA IMPORTANCIA DE LOS PRIMEROS AÑOS

En “La mente absorbente”, la Dra. Montessori escribió: El periodo mas importante de la vida no es la edad universitaria, sino la primera edad; esto es, el periodo entre su nacimiento y la edad de los seis años. En este periodo se forma la inteligencia del hombre, su gran atributo. Pero no solo su inteligencia, sino la totalidad de sus poderes psíquicos. A ninguna otra edad el niño necesita mas de una guía inteligente, y cualquier obstáculo que impida su trabajo creativo, disminuirá la oportunidad de que este alcance su perfección.”

        Estudios psicológicos recientes han confirmado las teorías de la Montessori. Después de analizar varios de esos estudios, el Dr. Benjamín S. Bloom de la Universidad de Chicago escribió en “Stability and Change in Human Characteristics” (Estabilidad y Cambio de las Características Humanas): “Desde el momento de la concepción hasta la edad de los 4 años, el individuo desarrolla un 50% de su inteligencia madura; de los 4 a los 8 años el niño desarrolla otro 30%.... Esto nos da una idea del crecimiento acelerado de la inteligencia en los primeros años de vida y da la posible gran influencia del medio ambiente en este desarrollo.”

        El Dr. Bloom esta de acuerdo con la teoría de la Dra. Montessori que afirma: “El medio ambiente tendrá un impacto máximo durante el periodo de mayor crecimiento de una característica especifica.” Citemos un ejemplo muy extremo: una dieta de hambre no afectara la altura de un muchacho de 18 años, pero si podría dañar severamente el crecimiento de un bebe de un año de edad. Ya que el 80% del desarrollo mental de un niño ocurre antes de que cumpla los 8 años, la importancia de tener condiciones favorables durante estos años es innegable.

 

LOS PERIODOS SENSIBLES

        Otra observación de la Dra. Montessori que ha sido reforzada por la investigación moderna, es la importancia de los periodos sensibles en el aprendizaje de los primeros años. Los periodos sensibles son periodos de una fascinación intensa por aprender una habilidad o característica particular tal como subir y bajar escaleras, ordenar cosas, contar o leer. Es mas fácil para el niño aprender una cosa durante el periodo sensible correspondiente, que en cualquier otro momento de su vida. En Montessori, se aprovecha esta oportunidad permitiéndole al niño libertad para seleccionar individualmente actividades que correspondan a sus propios periodos de interés.

 

¿A QUE EDAD?

        Aunque la edad para entrar a la escuela por primera vez varia de escuela a escuela, un niño puede empezar en la escuela Montessori entre los dos y medio a cuatro años, según cuando el niño se sienta a gusto y contento en una situación escolar. El niño empezara con los ejercicios mas simples basados en actividades que todos los niños disfrutan. El material que el niño usa a los 3 o 4 años lo ayudara a desarrollar su concentración y hábitos de trabajo, que necesitara para efectuar ejercicios mas avanzados a los 5 o 6 años. Todo el programa del aprendizaje de un niño en la escuela Montessori esta estructurado con un propósito. Por lo tanto, no se pueden esperar resultados óptimos si un niño pierde los primeros años del ciclo escolar, o si es alejado antes de que termine los materiales básicos ya citados.

        Los padres deben de entender que una escuela Montessori no es una guardería infantil, ni un jardín de niños que prepara al niño de la manera tradicional; al contrario, es un ciclo único de aprendizaje que esta diseñado para aprovechar los años sensibles del niño de tres a seis años, cuando este puede absorber la información de un ambiente rico.

        Persistiendo en sus intereses individuales dentro del aula Montessori, el niño adquiere un entusiasmo por aprender a una edad muy temprana, lo cual es la llave para su formación como adulto verdaderamente educado.

 

 

 

Volver Página Principal